lunes, 31 de diciembre de 2012

Inevitablemente Introspectivas: Mis 12 Uvas


La única excusa que encontré para escapar de la familia y sus tentáculos a mis cuatro paredes internas, tanto las de mi estudio, como las de mi espíritu, fué decirles que necesitaba una hora para hacer mi introspección anual. Me la han dado a regañadientes y no sin antes recibir un par de rugidos de mi parte. Porque me siento como leona enjaulada en este 31 de diciembre tan oscuro, gris y húmedo como el resto de los dias de diciembre que lo han precedido. Demasiadas horas con mis dos pegosticos al hombro. Asi somos, quejándonos siempre cuando hay y también cuando falta.
Pero esta entrada no es para quejarme, sino para agradecer otro año de aprendizaje y renovar mi fé en un futuro que siempre será posible en el corazón, mientras haya esperanza.
Despido al 2012 agradecida, por mi parapeteada salud, por la de los mios, por el regreso de la salud a las células de mi hermana, una luchadora más que le ganó una batalla al cáncer. Por el techo sobre mi cabeza, por la comida en mi estómago, por el amor que recibí, por el amor que pude brindar, por los buenos ratos que pude compartir y sobretodo por todo lo que aprendí de cada lección brindada, por cada batalllita librada, con el mundo y conmigo misma.
Se avecina otro año lleno de retos, pero quiero recibirlo con el alma llena de luz y presta a recoger las instrucciones del universo para llevar a cabo las nuevas metas. Recibo al 2013 de pie, con mi lanza en una mano y la copa medio llena en la otra...no importa si es de champán o de agua. Tengo mis doce uvas listas, porque aunque las últimas que mi esposo consiguió en el super estaban magulladitas...es la única tradición de año viejo-nuevo de la que no prescindiré jamás. Ni estreno, ni pantaleta amarilla, ni lentejas, ni maleta, ni pendejadas varias...mi copa, mi lanza, mis uvas, mi fé.
Gracias universo por los regalos en especias recibidos este año porque eran lo que me faltaba para disipar cualquier duda que haya tenido respecto a mi valor como ser humano y como mujer. Agradezco cada encuentro y desencuentro acaecido, nada es casualidad, todo está escrito. Fui princesa por una noche, y fui reina por una eternidad medida con un reloj de arenas voladoras, fui madre con defectos y virtudes, fui esposa, hermana, amiga, amante, hija, cuerda, loca, secreta y pública, silenciosa y estruendosa, espontánea y fingida. Fui YO casi todo el año, y por eso me felicito.

Mis doce uvas me las comeré imaginándome las campanadas y los cañonazos de la infancia con la familia reunida alredor del radio mientras...recuerdan las 12 uvas del tiempo de Andrés Eloy Blanco?

De la una a la seis, pido: (porque es evidente que no hay carta de fin de año sin las respectivas peticiones)...no les digo porque es secreto!

De la siete a la doce, pido: Mas luz. No solo para mi, sino para el mundo entero...porque de esa luz surgirán el amor, la esperanza, la salud y la prosperidad que merecemos las gentes de paz y los inocentes del mundo.

Ahora imagino los gritos y la algarabía, los abrazos de feliz año...aquella felicidad inmensa que no sabíamos que teníamos...(ahora soy feliz a conciencia por cada minuto de felicidad que el universo me concede).
Abrazo a mis dos hombrecitos. Soy feliz...Vamos a ver los fuegos artificiales sin pensar en los millones de Euros que gastan los alemanes quemando polvora esta noche...pensemos en los millones de chinos que comen de esos Euros y asi se reparte el asunto...mañana me preocupo...hoy no.

Mis queridos 13 gatos, gracias por leerme este año, que bueno poder compartir aunque sea por esta via. Que dios los bendiga aunque se llame Alá o Buddah. Feliz 2013!

1 comentario:

  1. Que pena... no sabia que no era miembro jeje BUENO AHORA TIENES 14 GATOS jejeje FELIZZ AÑO NUEVO
    QUE DIOS LOS BENDIGA

    ResponderEliminar