jueves, 6 de octubre de 2011

El que Nace Barrigón...


...ni que lo fajen chiquito. Asi dice un refrán en mi tierra para ilustrar que si naciste para martillo, del cielo te caen los clavos, o lo que es lo mismo: lo que es del cura, vá para la iglesia.
Uno de los peores momentos en la vida de un adolescente es aquel en el que tiene que decidir que va a hacer con su vida al terminar de estudiar bachillerato. Algunos afortunados nacen con el mapa abierto y con lucecitas alumbrándoles el camino, pero la mayoría simplemente no tenemos la menor idea. Claro, están las expectativas paternas y maternas, está la presión de la sociedad por figurar y el nivel (intelectual y económico) en el que te desenvuelves. Gracias a estas contribuciones el mapita se va aclarando un poco, empujándote al percipicio o a la felicidad eterna.
Cuando era niña amanecía un dia queriendo ser artista, otro dia queriendo ser arquitecto, y en bachillerato me gustó tanto biología, que junto a mi pasión por la playita me comencé a interesar por la biología marina. Pero lo que estaba claro, era que como vástaga de padres universitarios, TENIA que ir a la universidad y regresar a casa con mi hermoso diploma. Como mi papá, como mi mamá. Y además, tenía que ser de la UCV, como el de mi papá, como el de mi mamá. Los estudios serían mi herencia. Esas eran palabras textuales de mis padres mientras crecí. De hecho, las últimas palabras de mi padre para su nieto (mi hijo), al despedirme de él para siempre fueron "dile que estudie mucho." Así de profunda era su convicción por la academia, por la educación. Yo creo que yo lo llené de orgullo, primero con un título de la UCV, después con uno de Cornell, y por último con uno de Cambridge. Pero lo que el seguro no recordaría, asi como seguro que mi mamá tampoco se acuerda, es que cuando andaba revuelta porque fuí a parar a la facultad de ingeniería, en vez de la de arquitectura (un cuento demasiado largo que no viene al caso en este momento), yo lo que quería realmente era estudiar ARTE. Ambos se negaron rotundamente y me dejaron saber, y que me quedara claro, que en esa facultad lo que había era marihuaneros, putas, lesbianas y maricones a granel y ellos no deseaban esas malas influencias en mi vida. Además, de que coño pensaba yo vivir si esos pobres bolsas "licenciados en arte" nunca tenían trabajo?
Así que cuando logré cambiarme de la facultad de ingeniería (donde por cierto andaba al principio con un grupito de marihuaneros) para la de arquitectura (donde por cierto también estuve mas que expuesta a las drogas, el alcohol, la gozadera, y muchos homosexuales de ambos sexos), estaba segurísima que al menos mi futuro económico estaría asegurado. JAAAAAAAAAAAAAAAAA! En mi país los llaman cuentos chinos, esos que no se pueden creer. Mis finanzas de recién graduada eran un soberano cuento chino. Pensé que debía irme a hacer un postgrado en USA, eso seguro mejoraría mi valor agregado en el mercado laboral, además, estaba harta de vivir con mi mamá y con mi sueldazo no iba a salir de ahí si no cuando la rana echara pelos. Asi que me conseguí una beca y un cupo en una de las mejores universidades del norte y me largué a seguir estudiando por un mejor porvenir. Cuando regresé con mi postgrado en el bolsillo la realidad de mi pais me cayó a cachetada limpia. Jaaaaaaaaaaaaaaa! Mi valor agregado no había mejorado mucho. No he sacado cuentas, pero pensándolo seriamente creo que en valores absolutos (como hablan los estadistas) me había quedado en las mismas, ya que la devaluación y la inflación convertían los sueldos en sal en un mar de inseguridades personales y finacieras. Decidí emigrar para poder tener acceso a la vida que creía merecerme, y mientras hacía las diligencias para irme legalmente a Australia me llegó mi amor de Cornell y me trajo para Alemania (otro cuento larguísimo que no viene al caso). Una mujer arquitecto en Alemania con un hijo pequeño NO PUEDE TRABAJAR tranquila. Primero porque no te dan trabajo, por temor a que faltes todo el tiempo por cuidar al niño si se enferma, porque podrías volver a salir embarazada y hay que pagarte anyway aunque no trabajes (complicadísimo con todas las leyes laborales), y porque DE NINGUNA MANERA, tu estás dispuesta a quedarte a trabajar horas extra en las noches (que ni te pagan), ni los fines de semana porque hay que entregar un proyecto! (Además, el sistema está HECHO para que te quedes en tu casa cuidando chamitos y atendiendo casa y marido jaaaaaa! y después dicen que los machos vienen de dónde? pero ese es otro cuento larguííííííísimo, que no viene en este momento, exacto...al caso)
Asi que decidí expandir mis conocimientos en el área pedagógica para tener un horario compatible con el de mi hijo y me saqué otro titulito en Inglaterra, que me permite dar clases de arte y diseño (eso si, sólo en escuelas internacionales o privadas de vanguardia. Para dar clases en colegios alemanes ellos pretenden que vuelva a la uni por unos 2 o tres añitos mas, y yo lo siento, pero NO ME LA CALO. Pero ese es otro cuento exageradamente largo y complicado que tampoco viene al caso).
El caso, y ahora si que lo voy a exponer, es que en un mes, voy a hacer realidad un sueño que tengo desde los 9 años, cuando mi maestra de arte regañó a mi mamá por hacerme las tareas de pintura, a lo que mi mamá respondió con muchos insultos que la maestra se merecía, porque esas pinturas ERAN MIAS. En un mes, expongo como ARTISTA, en una galería, MI PRIMERA INDIVIDUAL, con bombos, platillos y Vernissage. Y estoy feliz, porque desde los 9 años yo sabía que había nacido para adorar mi caja de creyones y vivir por los colores, las formas y las texturas. Y como no había mucha luz en mi camino, sino expectativas, buenas intenciones y muchas pero muchas encrucijadas, me tomó muchos años llegar a esa galería. Tenía que trabajar, tenía que producir, tener una carrera, ser madre y esposa perfecta. Jaaaaaaaaaaaa! Perfecta, si hay que ser perfecta, que bolas!! Pues no. Ahora soy madre y esposa imperfecta y fabulosa y no hice "carrera" con mi traje y mi maletín, pero soy artista y soy maestra, imperfecta, pero maravillosamente feliz. Lo que ha de ser...será. Mi Wiederauferstehung...mi Resurrección.

2 comentarios:

  1. Cuando es para ti, ni que te escondas debajo de las piedras.
    La eterna elección de 'qué seré' a veces es una buena aliada para conseguir la que nos merecemos pero, sobre todo, la que amaremos.
    Asi lo que deseamos con fervor, llega y le damos la mejor de las bienvenidas por ser nuestro anhelo hecho realidad.
    Mis sinceras felicitaciones amiga, alegrándome mucho por ti, por este, tu anhelo alcanzado.
    Éxitos en este nuevo camino
    Una fan de tus obras,
    Elizabeth de Simon

    ResponderEliminar
  2. Querida Amiga!

    He leído tu largo peregrinar, y aunque suene paradójico, aunque te conocí en la FAU, te reconocía como una artista, aparte de tu bella sonrisa..jajaja, que me alegraba el estar contigo, pero mas que planos vi vitrales, pega, pinturas, etc, etc...Hoy, después de un largo camino pero siempre dispuesta, estas haciendo tu sueño y tu verdadera vocación realidad!....Y yo me pregunto: Que hubiera pasado, si hubieras mandado a la Mierda...todas esas presiones y prejuicios sociales de lo que uno debería ser!!??....Pero todavía hay tiempo para eso!
    Me identifico contigo...pero aun mas triste porque no tengo otra vocación definida y como Arquitecto todas las trabas expuestas por ti, sumando las increíbles e incoherentes del mundo extranjero, para rematar y acabar definitivamente con una carrera tan bella y especial! (Cuentos largos...como tu dices...que jodieron el caso! JAAA!)...Pero volviendo a este, tu caso, me alegra mucho que te sientas realizada y con bríos...alcanzando y expresando tu alma interna...Muchas felicidades y Éxitos, en estos momentos de tu exposición al publico de tus talentos y dones, impresos en tus Obras! A Guerrear como las buenas!! Un Puerta que siempre estuvo entreabierta para ti y que hoy la abriste por completo! Muchos Éxitos y me cuentas, para disfrutarmelo también!

    Otra fan de tus obras,
    Muchos Éxitos!!!!!!
    Yolanda Urribarri - alias Yolie

    ResponderEliminar