miércoles, 17 de febrero de 2010

La Esencia Teutona está en la papa


Vivo en  Teutonia desde hace poco más de once años en los que a menudo he tenido que enfrentarme con el shock cultural que supone para una Amazona como yo acomodarme a costumbres y haceres tan distintos a los de mi Amazonia natal. Eso sin mencionar el shock climático que me garantizan las temperaturas heladas del invierno y el shock idiomático de una lengua que se niega a ser completamente digerida aunque los teutones me alaben constantemente por mis habilidades políglotas.

Buscando metáforas para explicarme a mí misma la esencia de estas diferencias, he ido tropezándome con un montón de ejemplos en el camino por estas tierras frías, pero no fue hasta un diciembre en el que me tocó compartir con los tíos de mi esposo desde tempranas horas de un 25 de diciembre que al fin entendí como piensa un alemán.

Sólo en diciembre, para las cenas navideñas, así como nosotros hacemos hallacas en mi terruño, preparan los alemanes el acompañante por excelencia de sus platos de carne favoritos para esta época del año. El side dish que no ha de faltar en mesa de muchos y jamás en la mesa de mi familia política se llama Thüringer Klöße. Entendí mejor incluso con quién me casé cuando presencié el proceso de FABRICACIÒN de estas bolas infaltables.

De todos es sabido que entre los alimentos que no pueden faltar en una casa en Teutonia están las humildes papas. Papas fritas, papas asadas, papas sancochadas, papas al gratén, papas ralladas fritas (Kartoffelpuffer) en bastante aceite con compota de manzana, puré de papas, ensalada de papas con bastante mayonesa y por supuesto las BOLAS DE PAPA, mejor conocidas por aquí como Klöße. Pero había que hacerlas un poco más interesantes para las ocasiones navideñas, mejorarles el pedigrí pues. Así que a alguien se le ocurrió esta increíble creación culinaria hace un par de siglos atrás.

Se procede a lavar y pelar una buena cantidad de kilos de papas. Estas se separan en proporciones exactas de 2/3 de papas crudas ralladas y un tercio de papas sancochadas. Los dos primeros tercios se EXPRIMEN con ayuda de un artefacto especial que separa el almidón, de la papa, dejando el puro bagazo, de lo alguna vez fue una papa. El otro tercio se hierve en agua hasta que casi se desintegra. Una vez separada la papa en sus componentes primarios de bagazo (fibras), almidón y agua, se procede a UNIR de nuevo los componentes en una masa para luego darles forma de perfectas bolas (PERFECTAMENTE REDONDAS) a las que se les incrustan cuadritos de pan tostado (crotones o en teutón Bröckel), que se hierven en agua con sal hasta que flotan y Violá! Estas bolas se sirven con mucha salsa del plato principal de turno que usualmente es un ganso gordo y grande, pero puede ser conejo, venado, jabalí o pato. Con los años le he agarrado el gusto. Tienen una textura como chiclosa, pero suave y sedosa, si me explico.

El asunto es que ese proceso dura unas cuantas horas. Se agarra una papa, se la destruye separándola en sus componentes básicos y se la reconstituye con mucho esfuerzo para formarla en una esfera perfecta. Desde entonces, entendí que a los alemanes no les gustan las bajadas si hay subidas. Para qué hacerlo fácil si lo puedes hacer difícil? Ahora sé por qué a mi marido le horroriza que yo repare algo con superglue, porque mientras para él sería mejor desarmar el objeto y reconstruirlo como dios manda, o como su imaginación se lo permita, para mí es más importante que el objeto siga funcionando lo mejor que pueda con el menor gasto de esfuerzo = tiempo posible,  para yo poder dedicarme a algo más importante como lo es escribir para mi blog, o tomarme un café con mis amigas, o jugar metras, o rascarme la barriga. Yo tengo demasiadas subidas obligadas en mi vida como para ponerme yo misma más montañas, digo bolas, en el camino. Eso sí, no pelo una buena bola en navidad mientras no sea yo la que la tenga que hacer! Es decir, en navidad, no pelo bolas!

 
Thüringer Klöse

2 comentarios:

  1. Ja,ja!! Me encanta tu estilo para contar verdades y explicar misterios antropologicos.

    Me declaro parroquiana asidua (y anonima) de este blog que me llega al alma.

    Norma (yo)

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, y es que es una realidad diaria y seguiremos een este eterno proceso de entendimiento aunque a ambas partes nos cueste un mundo o hasta un universo.

    ResponderEliminar