lunes, 27 de diciembre de 2010

Navidad en Teutonia Parte III: Gansos, Patos, Pavos y Codornices...y un Pescado

 ese pescado insípido, espinoso y gordo llamado carpa

En Teutonia la Navidad se celebra desde el 24 hasta el 26 de diciembre. Estos tres dias transcurren en familia y en constante movimiento mandibular, porque las horas pasan lentas frente al comidero que nos ponen enfrente mientras hablamos de lo humano y lo divino y procuramos hacer del encuentro obligado un "agradable" acontecer familiar.
Llevo 13 años celebrando las Navidades aquí sin haberme podido zafar del compromiso familiar navideño, aunque este año puedo declarar como un gran triunfo haber podido limitar la Navidad con los suegros a unas 24 horas, de las cuales 8 fueron dedicadas al sueño y 8 más a esperar en los aeropuertos nuestros vuelos retrasados por la nieve.
La cena navideña de mis suegros para el dia 24 siempre consiste en el mismo menú:
  • Carpa: pescado lacustre muy insípido y muy grasoso, capaz de albergar mas de un millón de espinas en su cuerpo (ok, quizá esto sea una exageración, pero a mi me parece que es así), originario de China pero actualmente localizado en ríos y lagos de toda Europa.
la porción del suegro
  • Repollo rojo preparado con manzanas
  • Papas al vapor
  • y la "ensalada de la Oma" que es una combinación de carnes, huevo y pescado con pepinillos.
  • El postre es siempre una macedonia de frutas y nueces. Todo bañado en vinos y licores varios.
  • Como odio la carpa (comprensible, ya que estoy acostumbrada a delicias del Caribe como mero y pargo), mi suegra es lo suficientemente considerada como para prepararme siempre algo extra. Esta vez fueron unos exquisitos medallones de lomo de cerdo. Mi hijo me secundó este año en la opción...
mi plato y el de mi esposito con nuestras respectivas cenas, y que conste que el repitió

Al dia siguiente, el 25, de lo cual me salvé este año, es la comilona en casa de los tios, cuyos protagonistas principales son el delicioso GANSO y las Thüringer Klose que año tras año son ejecutadas a la perfección por el tio Herbert y su yerno.
El dia 26 suele ser el dia del jabalí, o cualquier otra carne exótica, como conejo, venado, o pato.
Como logré convencer a mi esposito de pasar 25 y 26 solos en casa, me tocó a mi cocinarle para que no extrañara sus atracones decembrinos. Lo hice con gusto, porque me encanta cocinar, y aunque no soy chef de alta cocina, me divierte la improvisación gastronómica.
Así que para el 25 preparé unas codornices rellenas de castañas y cranberries en una cama de lentejas beluga, acompañadas de chips de papas azules y fideos de zanahoria. Y para el 26 un mini-pernil de cochino con arroz de hongos shiitake y cubitos de rábano. Comparto hoy la improvisada receta de mis codornices con mis 9 lectores porque me quedaron deliciosas ;) Guten Apetit!

Para el relleno de dos codornices:
  • media manzana
  • 50 gr de cranberries
  • 100 gr de castañas precocidas
  • 1 diente de ajo
  • media cebollita
  • 50 gr. de champiñones
  • 50 gr. de jamón serrano o prociutto
  • tomillo, mejorana, sal y pimienta al gusto
  • 1/2 copita de vino blanco o de Madeira
  • 1/4 de taza de pan rallado
  • Aceite de oliva para sofreír
Picar todo chiquitico. Sofreír ajo, cebolla, jamón y champiñones hasta dorarlos, añadir, cranberries, castañas, especias. Añadir, vino o Madeira y pan rallado revolver hasta formar pasta.
Limpiar codornices (a mi me las vendieron limpiecitas) y darles un buen baño de jugo de limón. Luego restregarlas bien por dentro y por fuera con sal, la otra mitad de la cebollita (rallada), mejorana, tomillo, media cucharadita de mostaza, romero, salvia, albahaca, pimiento rojo molido y cardamomo en polvo.
Rellenarlas por el rabito con bastante del relleno que ya está listo y cerrarlas con un par de palillos de madera. Acomodarlas en un recipiente para el horno y bañarlas con media taza de jugo de manzana y media taza de vino o Madeira y meterlas al horno como por una hora y media a 150 C. Bañarlas de vez en cuando en el juguito y darles varias vueltas durante la última media hora con la parrilla prendida para se pongan doraditas y crujientes.



 
 

1 comentario:

  1. La verdad que todo se ve de un rico... Gracias por tu contribución al acervo gastronómico, jajajaja besos, luis.

    ResponderEliminar